on 9 Julio, 2017 by el samizdat in Opinión, Comments (0)

Opinión

Incongruencia en discursos proaborto

Grupos integrados por feministas y personas defensoras de los derechos de la mujer y de la comunidad gay, en los últimos años ha realizado una serie de campañas para que en Costa Rica se pueda realizar el aborto de forma legal y libre.

El aborto terapéutico fue una de las líneas de estos grupos e incluso profesionales médicos han defendido iniciativas que promueva una legislación clara en casos extremos y cuando la vida de la mujer corra peligro durante el embarazo. Las razones médicos son diversas y la ciencia ha establecido parámetros para establecer protocolos de interrupción de un embarazo.

El pensamiento liberal del sector feminista – aplaudido en todo el mundo – señala que la interrupción de un embarazo también debe aplicarse en casos de violación o cuando se invoque el derecho universal de autonomía.

Es entonces cuando inició el debate hasta cuando se podía considerar una célula como un ser humano y hasta cuando la interrupción no se podía aplicar. La línea estaba clara para todos los sectores e incluso para el más extremo del feminismo mundial. Sin embargo, una vez aprobado el aborto en países del primer mundo las estadísticas reflejan otra realidad y que contradicen la postura proaborto.

Se puede poner como ejemplo países como Canadá y España. Ambos países dan a conocer una incongruencia en los discursos pro aborto y le dan la razón a los sectores más conservadores.

En España se realizó 94 mil abortos voluntarios en 2015 según informó el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del país ibérico. El grueso de las interrupciones de embarazos voluntarios se dieron en la población entre los 20 y 24 años de edad, siendo la franja más alta destacada en la publicación de dicho ministerio. Esto reflejó que la existencia de estos abortos se debía más a una mala educación sexual que a una invocación al derecho de autonomía de las mujeres.

En cuanto al discurso feminista para que se respalde el aborto en casos de violación cae según las propias estadísticas españolas que detallan que el 90% de los abortos se realizaron de forma voluntario y por la petición de las mujeres que aseguraron no desear ser madres.

Los casos de grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada fueron el motivo en el 6,51% de los casos, seguidos de los riesgo de graves anomalías en el feto o anomalías fetales incompatibles con la vida (3,71%) o enfermedades extremadamente graves e incurables (0,31%).

El informe también saca a la luz un mercado hospitalario alrededor del aborto y que trae nuevamente a discusión las razones que persigue el sector salud privado detrás de la iniciativa proabortista feminista.

El informe muestra un ligero descenso de los abortos realizados en centros hospitalarios (11,53%, frente al 12,46% del año anterior) al tiempo que crecen, también levemente, los realizados extrahospitalariamente (88,47%, frente al 87,54%). En más de la mitad de los casos el hospital era privado, mientras que en las clínicas hasta eran la mayoría (81,4%).

En cambio, la mayoría (60.966) se informaron de estas intervenciones en un centro sanitario público, principal fuente de información por delante de los centros privados (11.462), Internet (9.715) y amigos o familiares (8.277).

En cuanto a las mujeres que abortaron de forma voluntaria, el informe revela que la mayor parte, 58.736, lo hacían por primera vez, lo que representa el 62,3% del total, mientras que 23.391 (24,8%) ya habían tenido un aborto previo y 7.743 (8,2%) había interrumpido un embarazo dos veces antes.

Además, la mayoría (48%) no tenían hijos y, de las que sí tenían, la mayoría (29%) vivían en pareja. Y en cuanto su situación laboral, la mitad trabajaban por cuenta ajena (49,7%) y una de cada cuatro (24,4%) estaba en paro; mientras que según su nivel de formación, una de cada tres tenía sólo la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) o equivalente.

En lo que respecta a la nacionalidad, 92.565 de las 94.188 mujeres eran residentes en España y la mayoría (65,3%) tenían la nacionalidad español, un punto más que el año anterior. El 8,35% procedían de otros países de la Unión Europea y un 17,3% eran del continente americano, el grueso de América del Sur. Además, un 5,02 procedían de África y un 2,83% de Asia.

El informe da como buena noticia un baja en cuanto al numero de solicitudes de interrupción de embarazos en España.

A pesar que en Canadá tiene un mismo comportamiento otros países como Estados Unidos y Alemania miran un descenso en las practicas de aborto voluntario en la población entre los 30 y 40 años de edad; empero, sigue el grueso en la población veitiañera.

Se puede concluir que el discurso en cuanto al apoyo a las practicas abortivas se contradicen a la hora de la práctica y las estadísticas reflejan que lo que se persigue es tratar la evidente y errónea educación sexual.

Es de considerar que Costa Rica es claro en establecer protocolos jurídicos y médicos claros para las interrupciones cuando exista un claro peligro de vida de la madre.

El sector utrafeminista deberá enfrentar con argumentos técnicos jurídicos y médicos para que se dé un política pública clara en cuanto a prácticas de interrupciones de embarazos con justificación de salud.

Aunque resulte contrario a su pensamiento ideológico para el grupo feminista proaborto costarricense, bajar su arsenal y centrarse en lo que podría ser una urgente y necesaria educación sexual moderna.

Las estadísticas son claras la población joven está interrumpiendo su embarazo por razones no médicas, de ahí que la postura de autonomía podría caer en contradicción con el verdadero sentido de responsabilidad de los actos que poseemos todas las personas humanas.

 

 

No hay comentarios

Leave a comment

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>