on 5 Julio, 2017 by el samizdat in Opinión, Comments (0)

La paradoja del INAMU

 

Por Cristian Leandro

Los derechos de las mujeres no están en discusión, al menos no como se debiera desde la óptica de política de Estado. Pese a que es evidente un lento caminar en la agenda, Costa Rica tiene una postura sólida en materia de los derechos humanos.
Los avances socio-culturales, políticos y educativos dejan en evidencia el fortalecimiento en materia de la autonomía de la mujer.
El sector actividad pro defensa de los derechos de las mujeres en Costa Rica han desarrollado una serie propuestas que buscan un mayor fortalecimiento de los derechos de la mujer, empero, la diversidad de agendas aún caminan lento.
Esa lentitud es lógica en un Estado democrático, que toma con seriedad los cambios importantes y que ve como necesidad un cambio estructural a nivel país.
Pese a los avances y logros jurídicos, es preocupante que una ministra de la República no tenga claro, uno la idiosincrasia costarricense en cuanto a la toma de decisiones, y dos que las grandes transformaciones de una sociedad moderna se da en el poder del convencimiento técnico-humano.
Alejandra Mora, ministra de la Condición de la Mujer, visita a la ONU a exponer a Costa Rica como un país que atrasa la agenda de mujer y de la población LGTBI, acusa a su propia nación de violentar los derechos humanos.
Tal acusación es peligrosa, ya que la explicación “técnico-humano” está aún en un profundo análisis, desde la academia hasta la esfera política costarricense.
Costa Rica desde sus inicios constitucionales siempre se destacó como sociedad conservadora, sin embargo, ese perfil de país cambió en los años ochenta con el surgimiento de nuevos pensamientos sobre los derechos humanos.

Superávit libre del INAMU es de 7.932 millones de colones

La madurez de una sociedad, más en temas de derechos humanos, se centra en la tolerancia y el respeto, y los tribunales constitucionales ya se ha manifestado abiertamente. Es decir, en Costa Rica existe un respaldo a la mujer, la familia y la población LGTBI.
La acusación por parte de la ministra está infundada e incluso resulta irónica. Ya que los principales rezagos en estas materias se derivan directamente del lento papel Estatal. Es decir, que su administración y representada es coactara del lento caminar que hoy critica.
La acusación que realiza la ministra es una autocrítica en todas sus extensiones. Al punto que surgen nuevamente las observaciones del poco aprovechamiento que da el INAMU a los recursos públicos suministrados para que esa agenda sea expedita.
En cuanto a los fondos provenientes de superávit, según la certificación extendida por la Dirección Administrativa Financiera, el INAMU posee un superávit acumulado al 31 de diciembre 2015 de ¢9.123,2 millones, de los cuales el 98% es libre (¢8.944,4 millones) y el restante 2%, Específico (¢178,8 millones), este último proviene de los recursos de la “Ley Atención a las Mujeres en Condiciones de Pobreza, No.7769”.
Además, se indica que con los datos al 31 de agosto, se estima que al cierre del año 2016 el superávit libre será por ¢7.932,9 millones, de los cuales el 93% se incorporan al presente presupuesto para Proyectos Plurianuales Sociales y de Infraestructura, inscritos en el Banco de Proyectos de MIDEPLAN; el restante 7% para compra de Bienes Duraderos como por ejemplo el Bus de Datos y otros activos.
No se puede culpar al sistema jurídico o a las distintas corrientes de pensamiento como los únicos que causan el freno en la agenda mujer y de LGTBI. Es claro que el INAMU debe ser más activo dentro del positivismo y aprovechar los recursos públicos, si es que se desea una trasformación.
Países como Alemania, Francia e incluso México, realizaron grandes cambios en el sistema estatal, una revolución positivista que dio vida jurídica a los derechos humanos ya inherentes en la población.
La jerarca del INAMU se equivoca al enfocar mal su denuncia internacional y dejar al país como una nación retrograda. Esa postura deja por fuera los grandes esfuerzos y logros alcanzados por mujeres y hombres en las dos últimas décadas.

Tags:

No hay comentarios

Leave a comment

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>