on 29 Diciembre, 2016 by el samizdat in Economía, Comments (0)

¿Qué debe saber Costa Rica de China, EE.UU y la Unión Europea en 2017?

5

 

 

FFFPor Cristian Leandro

https://twitter.com/Cri_Leandro

 

Costa Rica cierra el año económico de forma positiva, empero, los movimientos globales serán lo que más debe prestar atención el próximo año. Principalmente la realidad de la Unión Europea, las nuevas políticas económicas de la administración Trump en Estados Unidos y el papel de la economía de Chica en el primer semestre de 2017.

Con ambas regiones el país posee una intensa relación de mercado, sin embargo, uno de puntos que las autoridades económicas de Costa Rica es la influencia de los tres pilares a nivel global.

¿Cómo se ve la UE? 

El Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha sido uno de los líderes más convencidos de la necesidad de mantener los estímulos monetarios en la zona euro, con la compra de deuda tanto pública como privada, y buscando acelerar el crecimiento y la inflación. Tras la reunión de diciembre, el ente redujo el ritmo de los estímulos para los próximos meses,  pero es claro que estos podrían incrementarse en caso de ser necesarios.

Con un crecimiento económico cercano al 1.6%, un desempleo de 9.8% y una inflación que no alcanza aún el 1.0%, los resultados continúan siendo insuficientes y parece ser que la eficacia de los estímulos monetarios ha llegado a un límite, dificultando el margen de acción de la banca central, y sin el apetito político necesario para pensar en estímulos fiscales; de forma que no solo aumenta la divergencia con la estrategia que ha tomado la Reserva Federal de los Estados Unidos, sino que, ante un escenario de mayores tasas de interés en ese país, muchos inversionistas podrían comenzar a dirigir sus recursos de Europa a las nuevas oportunidades en los Estados Unidos, detalló Pulso Bursatil.

A lo anterior, se suma un escenario político complicado, en medio del Brexit y negativa a la reforma constitucional en Italia, contribuyendo a incrementar los movimientos euroescépticos y nacionalistas, especialmente en momentos de campañas electorales en Francia y Holanda, que podrían darle el triunfo a estos bloques y dificultar más la realidad política en la Unión Europea, a pesar de que el FMI y el BCE han insistido en la necesidad de que los países busquen reformas estructurales que permitan contribuir a una mayor productividad y crecimiento.

Pulso Bursatil, detalló que la expectativa para Europa es de cautela, sin esperar cambios positivos importantes, donde el escenario esperado de mejor perspectiva, sería continuar con leves mejoras en sus principales indicadores.

EE.UU. y la política Trump

Tras un año de incertidumbre política, los Estados Unidos están a las puertas de un nuevo gobierno encabezado por Donald Trump. El partido republicano recibe una economía con un crecimiento trimestral promedio de 1.8% en 2016, una tasa de desempleo cercana a su nivel natural de 4.6% y la inflación de largo plazo alrededor del 1.7%, cercana al 2.0% que tiene como objetivo la Reserva Federal (FED). Este escenario es considerado positivo por la mayoría de analistas, quienes aseguran que el país finalmente logró dinamizar el sector real de forma sostenida, publicó Aldesa.

Aldesa señala que el nuevo Presidente ha sido uno de los principales  críticos de las estadísticas anteriores y, principalmente, hacia los estímulos monetarios de la FED. Por ello, su principal propuesta es un fuerte estímulo fiscal para crear infraestructura y apoyar industrias como la petrolera, de la mano de desregulación financiera, menos impuestos y un clima que facilite los negocios, siendo estos sectores los que se fortalecerían en los próximos meses, a costas de un mayor déficit público.

Lo anterior fue incorporado por la FED, que sostiene una perspectiva de crecimiento para el 2017 de 2.1%, quizá menor a la que se esperaba con Trump. También mantuvo el objetivo inflacionario de largo plazo del 2.0%. El ente pudo haber disminuido la política monetaria acomoditicia como contrapeso a la política fiscal para evitar un sobrecalentamiento, pero en su lugar, utilizará como herramienta de ajuste las tasas de interés, de forma que esa pueda ser usada en un futuro para reactivar la economía.

En el escenario anterior, continuaría un desempleo alrededor del 4.5%, aunque aumentarían las contrataciones y, con ello, la generación de empleo, con el regreso de trabajadores que ahora sí tendrían demanda laboral en las industrias que Trump impulsa.

El patrón de tasas de interés que marca los Estados Unidos, va de la mano de un fortalecimiento del dólar, que incrementaría el apetito por los Estados Unidos respecto a otras monedas, generalmente consideradas como refugio y con efectos más significativos en los mercados emergentes. De momento, la ruta en temas comerciales y geopolíticos del nuevo Presidente continúa en la mira, pero el escenario esperado en cuanto al crecimiento y la generación de empleo de ese país son positivos.

CHINA, el dragón económico

Aldesa publico que China ha estado en la mira de los analistas desde que inició la transición en su modelo económico, pasando de una economía intensiva en exportaciones e inversiones en infraestructura, a una más dependiente del consumo y los servicios. El costo de oportunidad ha sido un menor crecimiento, pasando de crecer cifras de dos dígitos a una proyección para el 2016 de 6.7%, que finalmente estaría alcanzado sin grandes sobresaltos.

Las autoridades chinas han combinado política monetaria y política fiscal, con estrategias dirigidas a sectores específicos, caso de las reformas para profundizar el crédito, lo cual  ha sido efectivo para dinamizar la economía, eso sí, elevando de forma importante el endeudamiento, tanto del Gobierno como del sector empresarial.

Aunque las cifras de crecimiento han disminuido, tiende a perderse de vista que, en términos absolutos, el Producto Interno Bruto de China continúa creciendo de forma elevada, de manera que el país se mantiene estable y en la ruta a una transición gradual. Con el cambio de modelo, los principales perjudicados han sido países que anteriormente exportaban importantes cantidades de materias primas a China, al disminuir el precio de estos insumos y, con ello, reducir los ingresos para sus economías, fenómeno que es posible se mantenga durante los próximos meses.

Con una inflación que ronda el 2.1% y un crecimiento esperado alrededor del 6.5%, China mantiene una perspectiva estable en sus principales indicadores y, aunque el principal riesgo es que la economía muestra niveles de crecimiento menores a los esperados, es posible que las autoridades continúen interviniendo en caso de ser necesario, de manera que la evolución de la economía de China no sería un factor desestabilizador en el escenario global, aunque estarán bajo escrutinio las posibles tensiones geopolíticas con el nuevo presidente norteamericano, que podría traer efectos en materia comercial y cambiaria.

 

 

No hay comentarios

Leave a comment

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>