on 19 febrero, 2016 by el samizdat in Negocios, Comments (0)

Cualidades para el profesional exitoso sin ser jefe

Bill-Gates
Por Cristian Leandro
Periodista

Bill Gate durante una entrevista realizada por Forbes mencionó que para la contratación de personal adecuado, no necesariamente se enfocaba en los atestados, a su criterio, el éxito proviene de la actitud a lograr resolver problemas y tener grandes ideas.

Ese mismo concepto lo ha dado a conocer los gurú de las principales empresas tecnológicas como Apple, Facebook y Google. Incluso en dichas compañías el código de vestimenta ni se toma en cuenta.

Entonces, ¿Cómo ser un profesional exitoso? y ¿cuál es la receta que dan estos gurús?

Al inicio del siglo comenzó a surgir un nuevo perfil de personal para las exigencias del nuevo milenio, de ahí que las compañías – principalmente en Estados Unidos – comenzaron a establecer estrategias para la atracción del personal calificado.

Hombres y mujeres con las capacidades para crear emprendimientos a lo interno de la compañía, como un valor agregado a su trabajo ordinario. Esas plataformas permitieron que los colaboradores se sintieran incorporados en trazar la ruta de nuevos negocio y así tener un crecimiento a lo interno de la compañía.

Bill Gates, indicó que las principales cualidades del profesional exitoso son la flexibilidad, para el desarrollo de diferentes tareas; iniciativa, para desarrollar nuevas ideas que mejores la productividad de la empresa; optimismo, principalmente para buscar el crecimiento profesional como personal dentro de la corporación; y honestidad, para Gates la honestidad debe estar presente en todas las actuaciones del colaborador.

“Nosotros no teníamos idea de como hacer negocios, no poseíamos el conocimiento gerencial o de mercadeo. Teníamos un sueño, aprovechamos las oportunidades y comenzamos a ser emprendedores en nuestro propio negocio. Fuimos honestos y sobre todo realizábamos toda clase de tareas”, indicó Gates.

Ante el éxito, la Fundación Bill y Melinda Gates en la actualidad realizan esfuerzos para alentar a las empresas a realizar su contrataciones en competencias y habilidades del aspirante, no tanto en la titulación oficial.

Muchos de nosotros nos esforzamos para ascender en la escalera corporativa lo más rápidamente posible, pero muchos otros están perfectamente satisfechos en peldaños más bajos y no tienen deseo alguno de moverse hacia arriba.

Tener gran éxito en un puesto no directivo

Llegar al último peldaño de la escalera corporativa significa formar parte de la alta dirección y hacer frente a largas horas, políticas, estrés y otros desafíos que vienen con el gran título y recompensas financieras, publicó Forbes sobre el tema.

Incluso dicha publicación indica además que para otros profesionales el éxito significa encontrar un trabajo que les gusta y están contentos con él, que les permita mantener a sus familias sin que se sientan abrumados por plazos y personas difíciles.

La mayoría de los empresarios reconoce que no todos los empleados tienen madera de directivos o simplemente no están interesados, por lo que desde la perspectiva del empleador, la clave está en reconocer y apreciar el talento de estos empleados y sus contribuciones a la compañía, y promover a los que quieren ser promovidos.

Entonces, ¿cómo defender tu trabajo de los jóvenes profesionales recién egresados que pueden hacer por mucho menos lo que tú haces? ¿Y cómo demostrar a tus empleadores que eres un elemento que vale la pena conservar? Hay varias cosas que podrían ser tips:

  • Sé excelente en lo que haces
    Cada supervisor quiere resultados y si se los das y haces más fácil su trabajo, será difícil para él deshacerse de ti.
    “Rinde 110%”, añade Benton. “El 100% está en la especialidad requerida por el puesto, el 10% restante está en tu actitud positiva en el trabajo, el trato respetuoso hacia los demás, tu disposición a ayudar a los demás, tu interés en el aprendizaje de otros puestos de trabajo para que puedas comprender mejor cómo encajas en el rompecabezas y cómo pones un ejemplo a los demás de honestidad y trabajo duro”.
  • Ten una actitud positiva
    Si todo el mundo a tu alrededor disfruta de trabajar contigo, eso hace una gran diferencia, dice Teach. “Si alguien más puede hacer el trabajo por menos dinero, pero tú tienes la ventaja de un buen trato social, es menos probable que tu trabajo peligre.”
  • Conviértete en la persona a quien acudir para para algo
    Tal vez ayudas a tus compañeros de trabajo a solucionar sus problemas informáticos, a pesar de que no es tu trabajo. Pues bien, así das valor agregado en tu departamento.
    “Hacer un buen trabajo es necesario, pero no siempre es suficiente”, dice Benton. “También hay que hacer que la gente que te rodea se sienta cómoda, ayudarlos a crecer y dar un buen ejemplo. No puedes permitirte el lujo de volverte arrogante o displicente. Debe ir más allá y agregar valor. “Una muy buena manera de hacerlo es para guiar a los jóvenes y recién llegados para que mejoren su desempeño y crezcan, aconseja.
  • Recuerda a tu supervisor que realmente disfrutas tu trabajo y que no estás detrás del suyo
    Tu supervisor podría contratar a un joven advenedizo que eventualmente pudiera desear el trabajo de supervisor. Contigo eso no será un problema, explica Teacher.
  • Juega en equipo
    Recuérdale a tu jefe que a pesar de que no tienes ningún deseo de ascender en la escalera corporativa, eres un jugador de equipo y harás lo que sea necesario para que el equipo se vea bien y tenga éxito. “Los empleados muy agresivos y ambiciosos son con frecuencia egoístas y se enfocan en sus propias carreras y hacen lo que sea necesario para verse bien, en lugar de trabajar por el equipo como un todo, y esto es algo que no va muy bien con muchos jefes” detalla Teach.

uente: Forbes

No hay comentarios

Leave a comment

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>